miércoles, 11 de abril de 2007

Chilabas


Ir por los pueblos de Marruecos con una cámara en el bolsillo es como ir por las calles de Madrid con un Colt cargado con 8 balas. La única intención al desenfundar mi pequeña Canon es dejar para siempre fijada la imagen que mi memoria no sabrá mantener intacta con el paso de los años. Pero este gesto inocente es tomado por los lugareños como una sentencia a muerte, y no dudarán en huir o esconderse para que su imagen no sea robada por el turista.
De vez en cuando, disimulando, desenfundaba el arma mientras haciéndome el despistado me acercaba a mi objetivo, y cuando estaba a tiro, sin piedad, apretaba el obturador, pero no se escuchaba el eco del disparo, ni caía presa alguna al suelo, ni sangre de por medio. El resultado de mi disparo provocó, en este caso, que para siempre estos paisanos de Chaouen permanezcan sentados en esa mesa manteniendo la tertulia, vestidos con sus chilabas esperando a que pase la lluvia para moverse a otro lugar.

1 comentarios:

Blogger Esther ha dicho...

Magnífica fotografía!.
Sin obviar el "pedaso" comentario un tanto "Pilaresco":
>.
Besos mil!!
Fecha: 10/04/2007 19:54.


----------------------------------------------------------------------


Autor: Esther

Oye, menuda capucha de pico laargo que tiene el de la chilaba de rayas!!.

Dijo Pilar, asombrada de la modernidad de los lugareños.
Besos mil!!
Fecha: 10/04/2007 19:57.


----------------------------------------------------------------------


Autor: Pilar

Esther,Esther que se donde vives , que me cae de paso....Ya hablaremos.
Fecha: 10/04/2007 20:26.

13 de abril de 2007, 20:19  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal