miércoles, 11 de abril de 2007

Empresario en Meknès

Acostumbrados al ritmo de vida del mundo occidental, con los rígidos horarios y el ritmo loco de la vida moderna, llegar a Meknés fue llegar a una burbuja. Es difícil entender como la vida de muchas personas se limita a salir a la calle con la incertidumbre de qué les traerá el nuevo día, con montones de chavales que deambulan por las calles intentando agarrarse a algún turista que le haga pasar el día y de paso sacarle algún objeto imposible de tener en este país, sin obligaciones, ni trazas de arraigo familiar alguno.
La plaza de El-Hedim es una plaza diáfana, enorme, de planta rectangular, donde se dan cita variopintos empresarios venidos de cualquier parte del mundo que intentan colocar a los curiosos que les rodean, patas de aveztruz, huevos, brebajes milagrosos para la curación de todo tipo de males, lagartos del desierto que pacientemente esperan a su nuevo dueño, y las cosas más inimaginables que uno se pueda pensar. La instalación se limita a una manta tirada en el suelo donde el vendedor espera que se ponga el sol para recoger y partir hacia otro lugar con la incertidumbre de saber si será capaz de captar a un nuevo cliente que le dé un puñado de dirhams que le permita la supervivencia.
Uno de estos tipos que ocupaban la plaza, con gran despliegue de medios, portaba un pequeño puesto de tiros de escopetas de aire comprimido, donde los que probaban su puntería elegían la escopeta verde o la roja, y apoyaban sus brazos sobre cojines esperando acertar en el fino palillo que portaba un simple cigarro como premio para el tirador. Si erraban el tiro, el plomo del perdigón golpeaba una plancha metálica pintada chapuceramente de verde, causando una nueva abolladura en la chapa. La actividad de este personaje se resumía en montar el puesto, esperar sentado durante todo el día, recoger las ganancias y el puesto, y al día siguiente otro día más.

1 comentarios:

Blogger Julio ha dicho...

Magnífica foto, yymy. Me encanta. Y sin teleobjetivo...

11 de abril de 2007, 23:45  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal